Historia

El campamento educativo Aire Libre fue creado en 1974, año en el que Fabián Zurita realizó varias ascensiones y salidas a la montaña con el Club de andinismo del Colegio Americano de Quito. Betty de Wappenstein, en ese entonces presidenta del comité de padres de familia del Colegio Americano, incentivó a Fabián a que realizara campamentos de larga duración, idea inquietante y motivadora que lanzó al montañero hacia la aventura.

Inspirado en sus vivencias como ex jesuita, maestro y montañero y convencido de que la naturaleza es la mejor maestra de vida, Fabián Zurita tomó como base filosófica para el campamento un texto escrito por él mismo hacia algún tiempo:

Enseñar a los niños el mensaje de la naturaleza, cuando su tierno espíritu capta sin prejuicios ni barreras todo lo noble y bello, es prepararles para una juventud con ideales e inquietudes sanas que luego fructificará en una madurez responsable, con personalidad desarrollada en servicio a los demás, en la alegría del esfuerzo y en el riesgo creador

Trece años más tarde, en 1987, el campamento educativo Aire Libre se extendió hacia el litoral, donde chicos y chicas de la costa tuvieron la oportunidad de conocer la serranía y vivir inolvidables experiencias en las montañas. Hoy en día el campamento acoge a niños, niñas y adolecentes de Quito, Cuenca, Guayaquil, Manta, Portoviejo, Loja, Galápagos y otras ciudades del país. En estos 39 años de ideales y cumbres son más de veintidós mil los niños, niñas y jóvenes ecuatorianos y extranjeros que han entrado en contacto con la filosofía del campamento educativo Aire Libre.